Archivo de la etiqueta: mensaje positiv

Por un Himno

himbook

 

Un grupo de turistas de los estados del norte de los Estados Unidos formaba parte de un gran número reunido en el muelle de un vapor de excursiones que iba a recorrer el histórico río Potomac una hermosa noche del verano de 1881. Un caballero había estado entreteniendo al grupo con una selección de los himnos que más les gustaban. El último del que habló fue “Jesus, lover of my soul”.

El cantante cantó los dos primeros versos con tanto sentimiento, y con un énfasis tan peculiar en las líneas del final que conmovieron a todos. Y un silencio solemne cayó sobre los oyentes durante unos segundos después de que acabara de cantar. Entonces un caballero se acercó desde un lado y le preguntó:

-Le ruego que me disculpe, pero estuvo usted activo en la última guerra?
-Sí, señor -contestó el cantante- serví a las órdenes del general Grant.
-Bien -contestó el intruso-. Yo luché en el lado contrario, y creo, estoy seguro, de que yo estuve cerca de usted una noche brillante hace 18 años en este mismo mes. Era una noche como esta. Si no me equivoco, estaba usted de guardia. Nosotros los sureños estábamos en guerra y usted era uno de mis enemigos. Me acerqué a su puesto de vigilancia con mi arma, las sombras me ocultaban. A usted le daba la luz claramente.

Mientras usted hacía su guardia, tarareaba ese himno que acababa de cantar. Levanté mi arma e intenté apuntar a su corazón, y yo había sido seleccionado por nuestro comandante porque tengo un tiro firme y certero. Entonces en la noche se sintieron las palabras:

Cover my defenseless head, With the shadow of thy wings
(Cubre mi cabeza indefensa con la sombra de tus alas)

Su oración fue respondida. No pude disparar después de eso. Y no hubo ataque a su campamento esa noche. Estaba seguro cuando le oí cantar esta noche, que usted era el hombre cuya vida me vi compelido a no destruir.

El cantante cogió la mano del sureño y dijo con mucha emoción:

-Recuerdo esa noche muy bien, y sobre todo el sentimiento de depresión y soledad con que cumplía mi deber. Conocía el peligro de mi puesto, y era el más peligroso de todos los que tuve. Me entretuve recordando mi hogar, mis amigos, y todo lo que amo. Entonces el pensamiento del cuidado de Dios por todos los que ha creado vino sobre mí con peculiar fuerza. Si Él cuida del gorrión, ¡cuánto más no lo hará del hombre creado a su imagen! Y canté el himno, la oración de mi alma, y mi corazón dejó de sentirse solo.

-No supe -continuó- cómo fue respondida mi oración hasta hoy. Mi Padre Celestial consideró que era mejor que no lo supiera en estos dieciocho años. ¡Cuánta de su bondad para con nosotros ignoraremos hasta que se nos revele a la luz de la eternidad! El himno “Jesus, lover of my soul” ha sido mi himno favorito. Ahora me será amado de una manera que no podré expresar.

El incidente fue relatado al escritor por una mujer que estaba presente en el vapor.

Salmo 139:1 al 6
“Oh Señor, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme;
Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo,
Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Dios, tú la sabes toda.
Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano.
Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender…”

Anuncios

Rodeado, pero no vencido

Negocio

 

Sabremos si nuestra actitud está en el carril apropiado cuando seamos como el modesto hombre de negocios cuya tienda de ropa estaba amenazada con desaparecer.

La tienda de una cadena nacional se había instalado allí y había adquirido todas las propiedades de su manzana. Este hombre muy particular se rehusó a vender. «Muy bien, entonces construiremos a su alrededor y lo sacaremos del negocio», le dijeron los competidores.

Llegó el día cuando el pequeño comerciante se encontró encerrado, con una nueva tienda por departamentos rodeando por ambos lados a su pequeño negocio. Los cartelones de los competidores anunciaban «¡Gran inauguración!»

El comerciante puso un cartel a todo lo ancho de su tienda que decía: «Entrada principal».

Los grandes líderes surgen cuando ocurren las crisis. En las vidas de las personas que triunfan vemos repetidamente terribles problemas que les fuerzan a levantarse por encima del promedio común.

No sólo encuentran las respuestas sino que descubren un tremendo poder dentro de sí mismas. Como el agua subterránea produce olas muy adentro en el océano, esta fuerza interior explota en una poderosa onda cuando las circunstancias parecen superarse. Entonces transpone el límite el deportista, el autor, el estadista, el científico o el hombre de negocios.

David Sarnoff dijo: «Hay mucha seguridad en el cementerio; anhelo las oportunidades».

Tomado del libro: . Actitud de Vencedor. John C Maxwell

Siempre hay una salida frente a las crisis de la vida. La clave para encontrar la puerta de salida esta siempre en nuestra actitud. Cuál es la tuya hoy?

Jehová guardará tu salida y tu entrada Desde ahora y para siempre. Sal 121:8

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. I Cor 10:13

las esperanzas de

El Violinista

El Solista - Pelicula que trata acerca de un Violinista que sufre de esquizofrenia.

El Solista - Pelicula que trata acerca de un Violinista que sufre de esquizofrenia.

 

Esta historia (nada que ver con al pelicula El Solista) es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la
derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total.

Ocurrió en París, en una calle céntrica aunque secundaria. Este hombre, sucio, maloliente, tocaba un viejo violín.

Frente a él y sobre el suelo estaba su boina, con la esperanza de que los transeúntes se apiadaran de su condición y le arrojaran algunas monedas para llevar a casa.

El pobre hombre trataba de sacar una melodía, pero era del todo imposible identificarla debido a lo desafinado del instrumento, y a la forma displicente y aburrida con que tocaba ese violín.

Un famoso concertista, que junto con su esposa y unos amigos salía de un teatro cercano, pasó frente al mendigo musical.

Todos arrugaron la cara al oír aquellos sonidos tan discordantes. Y no pudieron menos que reír de buena gana.

La esposa le pidió, al concertista, que tocara algo. El hombre echó una mirada a las pocas monedas en el interior de la boina del mendigo, y decidió hacer algo.

Le solicitó el violín. Y el mendigo musical se lo prestó con cierto recelo.

Lo primero que hizo el concertista fue afinar sus cuerdas.

Y entonces, vigorosamente y con gran maestría arrancó una melodía fascinante del viejo instrumento. Los amigos comenzaron a aplaudir y los transeúntes comenzaron a arremolinarse para ver el improvisado espectáculo.

Al escuchar la música, la gente de la cercana calle principal acudió también y pronto había una pequeña multitud escuchando arrobada el extraño concierto.

La boina se llenó no solamente de monedas, sino de muchos billetes de todas las denominaciones. Mientras el maestro sacaba una melodía tras otra, con tanta alegría.

El mendigo musical estaba aún más feliz de ver lo que ocurría y no cesaba de dar saltos de contento y repetir orgulloso a todos: “¡¡Ese es mi violín!! ¡¡Ese es mi violín!!”. Lo cual, por supuesto, era rigurosamente cierto.

La vida nos da a todos “un violín”. Son nuestros conocimientos, nuestras
habilidades y nuestras actitudes. Y tenemos libertad absoluta de tocar “ese violín” como nos plazca.

Se nos ha dicho que Dios nos concede libre albedrío, es decir, la facultad de decidir lo que haremos de nuestra vida. Y esto, claro, es tanto un maravilloso derecho, como una formidable responsabilidad.

Algunos, por pereza, ni siquiera afinan ese violín. No perciben que en el mundo actual hay que prepararse, aprender, desarrollar habilidades y mejorar constantemente actitudes si hemos de ejecutar un buen concierto.

Pretenden una boina llena de dinero, y lo que entregan es una discordante melodía que no gusta a nadie.

Esa es la gente que hace su trabajo de la forma: “hay se va…”, Que piensa en términos de “me vale…”, y que cree que la humanidad tiene la obligación de retribuirle su pésima ejecución, cubriendo sus necesidades.

Es la gente que piensa solamente en sus derechos, pero no siente ninguna obligación de ganárselos.

La verdad, por dura que pueda parecernos, es otra.

Tú y yo, y cualquier otra persona, tenemos que aprender tarde o temprano, que los mejores lugares son para aquellos que no solamente afinan bien ese violín, sino que aprenden con el tiempo también a tocarlo con maestría.

Por eso debemos de estar dispuestos a hacer bien nuestro trabajo diario, sea cual sea. Y aspirar siempre a prepararnos para ser capaces de realizar otras cosas que nos gustarían. La historia está llena de ejemplos de gente que aún con dificultades iniciales llegó a ser un concertista con ese violín que es la vida. Y también, por
desgracia, registra los casos de muchos otros, que teniendo grandes
oportunidades, decidieron con ese violín, ser mendigos musicales.

La verdad es que Dios nos concedió “libre albedrío”. Tú puedes hacer algo grande de tu vida, o hacer de ella una porquería. Esa es su decisión personal.

LO NEGATIVO: Negarnos a afinar bien nuestro violín de la vida. Y quejarnos de que la gente no disfrute la melodía que sacamos de él.

LO POSITIVO: Comprender que, nos guste o no, solamente rosperaremos si afinamos bien ese violín, y aprendemos a sacar de él las mejores melodías.

Autor desconocido

Jason Bourne, ¿es tu caso?

JasonBourne

 Algunos de nosotros llegamos a ver la película El caso Bourne, Identidad desconocida. Esta basada en la novela de Robert Ludlum, y es la historia donde un hombre es hallado herido en el mar y al despertar no tiene memoria de nada. Sólo un número de cuenta de un banco, lo que le lleva a descubrir su nombre: Jason Bourne. Al volver en sí, Bourne no recuerda absolutamente nada de su pasado, por lo que agradeciendo a sus salvadores emprende el camino hacia el reencuentro consigo mismo, usando como única pista, la dirección del banco suizo.

Siguiendo este rastro, Jason Bourne descubrirá poco a poco que es poseedor de habilidades de batalla y pensamiento altamente sofisticadas; atado a su desconcierto y huyendo de agentes que continua e inexplicablemente tratan de asesinarlo. ¿Será que este puede ser tu caso? ¿Sabes tú quien eres o desconoces tu identidad?

¿Quién soy?

Esta es una de las preguntas más complicadas que todos alguna vez nos hayamos hecho, parece fácil de contestar, pero la realidad es que no es tan fácil como parece. En oportunidades cuando estamos entrenando, capacitando o dando alguna conferencia lanzamos la pregunta: ¿Quién eres tu?, y la verdad que nadie sabe qué contestar. Muchos me dicen su nombre, otros me dicen la profesión u ocupación que realizan, otros me hablan de su nacionalidad, y yo les digo amablemente que Yo no les pregunté su nombre, yo pregunté ¿quién eres?.

Esta práctica me ha enseñado que a mucha gente se le dificulta hablar de sí mismo. Pueden hablar de los demás, pero de sí mismo les cuesta. Eso lo comprobamos así: a cualquiera que usted le pregunte: ¿quién es tal persona? Seguramente se desborda dándole una descripción detallada de esa persona. Sea bueno o malo siempre tiene algo que decir, pero cuando la pregunta es ¿Quién eres?, existe como un bloqueo mental y pasa lo que le sucede a Jason Bourne, identidad desconocida.

Alguien dijo: “Tú eres tres personas: Aquella que crees ser; aquella que otros piensan que eres; y aquella que Dios sabe que eres”. . En la medida que nosotros aprendamos a reconocer quienes somos verdaderamente, entonces nuestra vida será una vida más sana, feliz y de maravilla.

Todos queremos una vida feliz, pero la verdad es que no todos estamos experimentando esa vida abundante y maravillosa, pero no lo sabrás ni lo experimentaras hasta que tengas bien clara tu identidad. Y para ello hay que prepararse mental y emocionalmente con los principios divinos establecidos en la Palabra de Dios.

Conocer tu identidad te hace fuerte, quita la duda y vence el miedo, sobre todo te da un destino.

Uno de mis versículos favoritos es: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” (Ef. 2:10). A través de este versículo puedes darte cuenta que no eres un accidente, que tu vida tiene propósito, tu eres hechura de Dios y has sido creado para grandes cosas, para obtener resultados extraordinarios en la vida.

Así como Jason Bourne en la película también se percata que posee muchas habilidades extraordinarias, que fue entrenado para misiones imposibles, debes darte cuenta que en ti hay fortalezas, virtudes, habilidades y talentos únicos para una misión, para desarrollar los sueños que Dios ha puesto en tu corazón. No dejes que los asesinos de sueños te hagan abortar la misión. Nunca renuncies a ellos, fuiste creado para grandes cosas. Es tiempo de descubrir tus fortalezas y debilidades, tus virtudes y defectos y tus habilidades y talentos.

Tienes que saber que tu capacidad puede llegar a altos niveles y que tu valor es incalculable. Eres la máxima creación de Dios. Tú puedes alcanzar resultados extraordinarios en la vida. No espere que los años pasen para que después diga: si hubiera hecho esto, que hubiese pasado. Hoy es el mejor día para empezar a ser lo que Dios dice que eres, para empezar a ser y hacer aquello que Dios ha puesto en tu corazón.

A %d blogueros les gusta esto: